Con nuestro trabajo terminado, la familia ACEBUCHE-TEATRO se despide del Barco de Ávila, cansados y contentos. Muchas gracias al público y a toda la familia del Certamen Lagasca por su acogida. Siempre es un placer viajar por aquellos territorios. Gran Certamen y buena gente!