Magnífico día el de ayer, en Torrejoncillo. Nuestro “Esparranco” pisó las tablas de su Casa de Cultura y el público que nos acompañó pudo vivir con nosotros las tramas esperpénticas de unos personajes cargados de simbolismo y vitalidad, en la España de entonces.

¡Muchas gracias, Torrejoncillo!